Atención Psicologica

Psicólogo Getafe AlfaCrisol

sábado, 19 de septiembre de 2015

Tratamiento del trauma psicológico

¿Qué es el trauma psicológico? 

  


Generalmente se denomina trauma psíquico o trauma psicológico tanto a un evento que amenaza profundamente el bienestar o la vida de un individuo, como a la consecuencia de ese evento en el aparato o estructura mental o vida emocional del mismo.

El trauma psicológico es el resultado de un doloroso exceso de intensidad emocional que quiebra el funcionamiento mental de un sujeto adulto, o que distorsiona gravemente el desarrollo del funcionamiento mental de un niño. 
  
Los traumas psicológicos más comunes resultan habitualmente de: a) una ruptura en el sentimiento de seguridad básico; b) una carencia de interacción humana necesaria; c ) ser objeto de expresiones excesivas e inadecuadas de agresividad y/o sexualidad. Aunque solemos asociar la palabra trauma a algo masivo y evidente, debemos recordar que también puede ser pequeño y acumulativo. 
  
De la misma manera que los tejidos fisiológicos pueden resistir una cierta fuerza de impacto sin deteriorarse más allá de su capacidad de recuperarse solos, el tejido mental puede resistir una cierta cantidad de impacto emocional sin dañarse más allá de su capacidad de reponerse solo. Sin embargo, a partir de un cierto umbral, el impacto es demasiado fuerte, y modifica de manera negativa, y permanente, los tejidos fisiológicos o la estructura mental del individuo. 
  

A partir de ese momento, si no se aplica un tratamiento, el daño tenderá a cronificarse y a comprometer el resto del funcionamiento del sujeto. Cuando este episodio vivido se re-experimenta con insistencia en el presente causando preocupación y problemas incluso físicos, como falta de sueño, ansiedad, depresión, etcétera, podemos estar frente a un trastorno de estrés postraumático. “El trastorno de estrés postraumático” (TEPT) es una enfermedad real. De este trastorno hablare en otro artículo con más detenimiento. 
  
¿Cómo nos afecta el trauma psicológico? 
  

Sin entrar en grandes complejidades que no tienen cabida aquí, se puede entender la mente como un procesador de estímulos (internos y externos) que los utiliza para mantenerse y crecer. Este procesador también necesita descargar los estímulos que sobrepasan su capacidad de utilizarlos para el crecimiento, y la descarga está frecuentemente asociada a un placer (la actividad creativa, la actividad física, la sexualidad, etc.). A nivel neuronal, todo estímulo crea una activación de las neuronas que tiene que ser tramitada, absorbida o descargada de alguna manera. 
Este sistema procesador de estímulos tiene dos umbrales, uno inferior y otro superior, por debajo y por encima de los cuales no puede funcionar. Por debajo de un determinado umbral de estimulación la mente de un adulto empieza a deteriorarse y la de un niño no se desarrolla. Por encima de un determinado umbral de estimulación la mente de un adulto se rompe por un exceso de carga y la de un niño se distorsiona al intentar adaptarse a ese exceso. Para visualizarlo fácilmente, se puede hacer una analogía con el desarrollo muscular, en el que las cargas a las que están sometidos los músculos tienen que estar dentro de su rango de posibilidades. 

Síntomas de Trauma Psicológico y Emocional.   


Como consecuencia de un evento traumático, o trauma repetido, las personas reaccionamos de diversas maneras, experimentando un rango amplio de reacciones emocionales. No existe una forma correcta de reaccionar ante un trauma, así que no es necesario juzgarte a ti o a las personas alrededor tuyo por sus reacciones. Tus respuestas son reacciones normales ante un acontecimiento anormal.



Síntomas emocionales y psicológicos de un trauma:

·       Conmoción, negación o incredulidad.
·       Ira, irritabilidad, cambios de humor.
·       Culpa, vergüenza.
·       Sentirse triste o desesperanzado.
·       Confusión, dificultad para concentrarse.
·       Ansiedad o miedo.
·       Alejarse de los demás.
·       Sentirse desconectado o aturdido.

Síntomas físicos de trauma:

·       Insomnio y pesadillas.
·       Sobresaltarse fácilmente.
·       Latidos del corazón acelerados.
·       Dolores físicos.
·       Fatiga.
·       Dificultad para concentrarse.
·       Nerviosismo y agitación.
·       Tensión muscular.

Estos síntomas y sensaciones normalmente duran desde unas semanas hasta unos meses, atenuándose gradualmente. Pero incluso cuando ya te sientes mejor, puede ser que tengas momentos difíciles de vez en cuando al recordar emociones o eventos dolorosos, especialmente ante desencadenantes como fechas, o una imagen, sonido o situación, que te recuerda a la situación traumática.

El tratamiento del trauma psicológico 
  

Una característica muy común del trauma psicológico es que suele repetirse a lo largo de la vida del sujeto que ha sufrido el trauma. Esta repetición puede ser evidente, como los recuerdos traumáticos que vuelven sin parar, o menos evidente, como situaciones traumáticas que se repiten en la vida del sujeto sin que éste entienda por qué o sepa reconocerlas.
Quien ha sufrido un trauma suele encontrarse, de manera más o menos inconsciente, en un bucle infernal que repite incesantemente el trauma. Pensamos que esto puede deberse a dos razones: a) la repetición puede tener un elemento de intentar controlar y revivir la experiencia para que, esta vez, se pueda superar o arreglar; b) la repetición puede deberse a que un elemento de la situación traumática engancha con algo inconsciente interno del sujeto que se queda crónicamente sobre-estimulado por el trauma y se tuerce de manera que no puede evitar buscar repetitivamente algo excesivo (o defectuoso).
El tratamiento del trauma, por lo tanto, consiste en ayudar al paciente a salir de la repetición perjudicial y a encontrar maneras de poder procesar y descargar el exceso de estimulación crónica de la que sufre. Este proceso vuelve a poner en marcha el desarrollo de la mente y permite al sujeto a estar más robusto y flexible frente a las adversidades de la vida.


La terapia psicológica puede ayudarnos a expresar emociones, asimilar el trauma,  y poder restituir la capacidad de crecimiento personal, de manera que no interfiera en la vida actual de la persona. 

TTRATAMIENTO ESPECÍFICO DEL TRAUMA PSICOLOGICO Y EMOCIONAL

-EMDR: La Desensibilización y Reproceso por el Movimiento de los Ojos. Es un abordaje psicoterapéutico innovador validado científicamente que acelera el tratamiento de un amplio rango de patologías en el trastorno por estrés postraumático, entre otros.
El método descubierto y desarrollado desde 1987 por la Dra. Francine Shapiro, consiste en usar estimulación bilateral en un protocolo especial relacionado con las situaciones traumáticas que desencadena la desensibilización y el consecuente reproceso de las mismas, acompañado de la desaparición de la sintomatología. 

En “Psicólogo Getafe AlfaCrisol” somos expertos en la aplicación del método EMDR. Estamos a tu disposición en Getafe para ayudarte a superar tu problema.

“Psicólogo Getafe AlfaCrisol”(Centro Sanitario Autorizado por la Comunidad de Madrid nº CS11889) 625 20 33 00 http://www.alfacrisol.com/



1 comentario:

  1. ¿Necesitas ayuda? ¡Tus problemas tienen solución!
    ¡Podemos ayudarte! “Dedicación exclusiva y personalizada”
    CITA PREVIA.- 629 18 58 96 info@alfacrisol.com
    http://www.alfacrisol.com/

    ResponderEliminar

 
 
Blogger Templates