Atención Psicologica

Psicólogo Getafe AlfaCrisol

sábado, 16 de enero de 2016

Asumir la responsabilidad total de nuestra vida

El paso definitivo hacia la madurez humana es aceptar toda la responsabilidad de nuestros actos, incluyendo nuestras respuestas emocionales y de comportamiento ante todas las situaciones de la vida. Sin embargo, la tendencia a culpar a otras personas o cosas de nuestras respuestas, es tan antigua como la especie humana. Muchos de nosotros crecimos culpando. Defendíamos nuestro comportamiento más inadmisible.”Ya te tocaba”. “Tú me hiciste lo mismo”. “Sólo te estoy dando a probar de tu propia medicina”. Aprendimos a explicar nuestros fracasos sobre la base de que no teníamos los recursos para funcionar, e incluso alegamos que “nuestras estrellas no estaban en buena posición y que la luna no se encontraba en la casa adecuada”. La tristeza fundamental es que los que culpan no están en contacto con la realidad. Por consiguiente, no llegan nunca a conocerse a sí mismos. No maduran. No crecen. Es un hecho de la vida: El crecimiento comienza donde la inculpación termina. Lo contrario a la tendencia a culpar es aceptar la responsabilidad total de nuestra vida, convertirse en dueño, no en inculpador. Los dueños saben que algo en ellos explica sus respuestas emocionales y de comportamiento en la vida. Es una evidencia del paso definitivo hacia la madurez humana. La responsabilidad asegura que vamos a crecer.
 ¿Qué significa responsabilidad total?
 Todos sabemos por experiencia personal que no somos completamente libres. Hay veces es en que nuestras reacciones se escapan por completo de las riendas del autocontrol. No podemos encender y apagar nuestras emociones como si fueran controladas por un botón. Hay ocasiones en que sencillamente no podemos ser todo lo que quisiéramos ser, hacer todo lo que quisiéramos hacer o decir sólo las cosas que nos gustaría decir. Algunas veces nuestros hábitos nos mantienen cautivos.
Aceptemos que no somos completamente libres. Todos hemos sido programados desde la infancia hasta la niñez. Y esta programación limita nuestra libertad. Además, hemos practicado nuestros hábitos durante tanto tiempo y con tanta fidelidad que éstos también disminuyen nuestra libertad de elección. Y algunas veces simplemente nos controla la vieja inercia humana.
Es evidente que la responsabilidad total no implica plena libertad. Lo que significa responsabilidad total es lo siguiente: hay algo en mí que determina mis acciones y respuestas ante los diversos estímulos y situaciones de la vida. Puede ser el resultado de los genes, mi programación, o la fuerza de mis propios hábitos; pero es algo en mí. Asumo la responsabilidad total de eso. Hago lo que hago, digo lo que digo por algo que hay en mí.
No tenemos plena libertad, pero tenemos más libertad de la que creemos, de la que usamos. Aunque tengamos todos estos condicionamientos,  cuando nos hacemos adultos tenemos la opción de revisar nuestras viejas formas de actuar, nuestra programación y viejos hábitos, y cambiar lo que nos hace sufrir. No es fácil, pero es posible, con esfuerzo y perseverancia. Podemos asumir el control de nuestra propia vida, sin culpar a los demás, a la suerte, o a algo desconocido, descubriendo como somos realmente, con nuestras virtudes y limitaciones, en proceso de crecimiento. Podemos seguir aprendiendo a vivir de manera satisfactoria. A fin de cuentas, la felicidad es una tarea interior.
Para ello, necesitamos pedir ayuda, ya que la tarea puede resultar abrumadora y los sentimientos que nos produce hacernos caer en la desesperanza y el escepticismo.

Es posible cambiar pero para ello es necesario conocerse y experimentar nuevas formas y comprobar con la práctica lo diferente que es ver las cosas de una manera o de la otra.
“Psicólogo Getafe AlfaCrisol”


1 comentario:

  1. ¿Necesitas ayuda? ¡Tus problemas tienen solución!
    ¡Podemos ayudarte! “Dedicación exclusiva y personalizada”
    CITA PREVIA.- 629 18 58 96 info@alfacrisol.com
    http://www.alfacrisol.com/

    ResponderEliminar

 
 
Blogger Templates